Alternativa 3
3

Errores que cometemos al preparar café

Preparar café se ha convertido en un auténtico ritual diario para muchos. Lo disfrutamos por la mañana, en la oficina mientras trabajamos y cuando nos reunimos con otras personas. Pero ¿lo preparas correctamente? Desde AlterNativa3 queremos hablarte de algunos errores muy comunes.

¿Cuál es tu tipo de café favorito?

Esta es la primera pregunta que debes hacerte. Y es que, incluso si no es tu caso, mucha gente no sabría responderla. En muchas ocasiones, tomamos café como una actividad social y no nos paramos a pensar en sus matices.

Sin embargo, no sabrá igual un café de Colombia que uno de Nicaragua. Dependiendo de si nos apetece algo más intenso o suave, será mejor un tipo u otro. Por eso, un primer paso es conocer las diferentes opciones que tienes en el mercado. En AlterNativa3 contamos con una amplia variedad de cafés de Comercio Justo entre la que elegir.

¡No guardes tu café en el armario!

Si eres de las personas que prefieren comprar el café ya molido, es importante que no lo guardes en el armario. Piensa que de esta manera se oxidará y perderá sabor; por eso, lo correcto es guardarlo en un recipiente hermético y en la nevera, de forma que pueda conservar sus matices.

El agua, más importante de lo que crees a la hora de preparar café

¿Usas agua del grifo a la hora de preparar café? Piensa que esta dará un sabor que podría tapar los matices más sutiles del café. Por eso es importante que prestes la atención suficiente a este aspecto, para que sus minerales no tengan un efecto negativo en este sentido.

Entonces, ¿cómo preparar café correctamente?

Dicho esto, vamos a explicarte brevemente cómo preparar un buen café. ¿Lo primero? Sacar de la nevera el café que prefieras en el momento y escoger un agua de calidad.

A la hora de añadir el café en el filtro, no lo aplastes con la cuchara. Deja que tenga un poco de aire para que el agua pueda pasar correctamente.

Luego pasarás a la preparación en sí de tu café. Aquí hemos de hacer una puntualización, y es que la tapa de la cafetera tiene meramente una función de seguridad. Si prestas atención para que el café no se derrame, puedes preparar tu café con la tapa abierta. Lo que consigues de esta manera es que, al necesitar más tiempo, el agua esté más tiempo en contacto con el café, de forma que tome más sabor.

Y ¿a qué temperatura servirlo? Lo ideal es servirlo a 60º C, de modo que esté a 55º C cuando repose en la taza. Este es el estado ideal para captar todos los matices de cada grano.

Ahora que ya sabes cómo preparar café correctamente, descubre en nuestra web nuestros cafés de Comercio Justo, molidos o en grano.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies