Alternativa 3
3

Distintas formas de preparar el café: ¿cuál prefieres?

¿Cuántas formas conoces de preparar el café? Para muchos, el café de por las mañanas es un imprescindible para empezar el día con energía, pero… ¿apreciamos realmente este momento? Hoy queremos dedicar este artículo a algunas de las muchas formas que tenemos de preparar nuestro café. Incluso habiéndonos centrado solo en las más básicas, la verdad es que ¡no son pocas!

Pero empecemos con el tipo de café que compras. Si prefieres el café en grano, nuestra recomendación es que no lo muelas hasta que vayas a prepararlo. Así conservarás todo el sabor y el aroma. Si no tienes tanto tiempo en tu día a día, por supuesto, siempre puedes optar por café molido o incluso cápsulas. En AlterNativa3, siempre nos esforzamos por ofrecerte la máxima calidad en cualquiera de nuestros productos.

Pero ¡pasemos a los modos de preparación!

¿Cuál de estas formas de preparar el café es tu favorita?

Vamos a ver solo las principales, aunque hay muchas más que te animamos a probar: con canela, con caramelo… ¡las posibilidades del café no tienen límite!

● Café expreso: No necesita presentación. Es el típico café solo preparado con la cafetera expreso que se sirve en una tacita pequeña con una ligera capa de espuma por la presión. Sin duda, perfecto si quieres apreciar bien el aroma del café o después de comer.
● Café americano: ¿Café de filtro? ¡Falso! El café americano es realmente un expreso al que se le añade agua caliente para que sea más suave. Su origen está en la Segunda Guerra Mundial: los soldados americanos querían un café más grande que el clásico expreso italiano y el problema se solucionó… añadiendo agua. Curioso, ¿no crees?
● Cortado: Otro clásico que no falta en ninguna sobremesa. Se trata de un expreso al que se le añade un poco de leche caliente.
● Leche manchada: Y ¡a la inversa! Si te apetece un café, pero nada demasiado fuerte, es una muy buena opción. Se trata de añadir una pequeña cantidad de café a una tacita de leche, siempre poniendo el café después.
● Café con leche: Su nombre lo dice todo, ¿quién no lo ha tomado para desayunar?
Capuchino: Ojo, ¡el capuchino no se caracteriza por llevar chocolate! Puedes añadírselo si quieres, claro, pero hablamos de capuchino cuando tenemos una tercera parte de la taza de café expreso, una tercera parte de leche y una tercera parte de espuma.
● Café moca: Aquí, sí. Tenemos una taza dividida en tres partes iguales de café, leche y chocolate. Si quieres, además puedes poner un poco de chocolate o canela por encima.
● Café bombón: Se ha convertido en el favorito de muchos. Consiste en echar un poco de leche condensada a un café expreso. La verdad es que hará las delicias de los más golosos.

Tenemos también el café vienés, el irlandés, el frappé, el café turco y ¡muchos más! Hoy nos hemos centrado en los básicos, pero seguiremos ampliando en próximos artículos. Y tú ¿cómo sueles preparar el café? ¡Cuéntanoslo!