Alternativa 3
3

Descubre la historia del chocolate

¿Qué sabes de la historia del chocolate? Seguro que has probado ya todas las variedades existentes, que te has enamorado de su sabor en todas sus versiones, pero… ¿conoces su origen?

En AlterNativa3, ¡nos encantan las curiosidades! Por eso, vamos a hacer un repaso a algunos de los hitos más relevantes de este delicioso manjar.

El origen de la historia del chocolate

Como imaginarás, es difícil saber a ciencia cierta de dónde exactamente viene el chocolate. Algunos arqueólogos encontraron restos del 1100 a.C. al 800 a.C. que indicarían Honduras como lugar de procedencia. Se cree que se fermentaban las vainas de cacao para la elaboración de cerveza, aunque se desechaban las semillas por su sabor amargo. Más tarde, estas se habrían usado para elaborar una bebida espumosa no alcohólica que se consumía en ocasiones señaladas.

Otras fuentes apuntan a que el cacao se consideraba, en la era precolombina, un alimento de los dioses. Estaba reservado a las élites y, de hecho, su consumo estaba prohibido para las personas pobres. Mayas y aztecas llegaron incluso a incorporar el cacao en su mitología y, de hecho, las semillas se convirtieron en una importante moneda de cambio.

Llegada a Europa y evolución del chocolate hasta hoy

Ya Colón recibió semillas de cacao como ofrenda, y fue Hernán Cortés quien las envió a España. Desde aquí, se fue extendiendo al resto de Europa y popularizando en diferentes países. Sin embargo, no creas que estamos hablando de la popular tableta de chocolate. Entonces, se usaban las semillas de cacao fermentadas para elaborar una bebida a la que, además, se le atribuían interesantes propiedades. En Europa, para adaptarla a los gustos de la sociedad, se sustituyeron las especias que se usaban en América por leche, miel y azúcar.

El salto a Francia y a otros países fue cuestión de tiempo. Lo que no está claro es dónde empezaron a fabricarse las primeras tabletas de chocolate. No obstante, sí que podemos afirmar que estas y los bombones ya existían a mediados del siglo XIX. El chocolate con leche, eso sí, hemos de atribuirlo a Suiza en 1875.

La Revolución Industrial tuvo también un importante papel en la producción del chocolate. Los cambios que se produjeron en este sentido fueron los que hicieron que este empezara a fabricarse en grandes cantidades: algunas veces, eso sí, en detrimento de la calidad.

Y ¿ahora?

Curiosamente, esto es algo que empezamos a revertir a día de hoy. Estamos volviendo, poco a poco, a una filosofía sostenible y “bean to bar”. Una filosofía que nos hace confiar en cooperativas que nos garantizan una producción cuidada, incluso si en menor cantidad.

La tendencia parece ser volver al inicio de la historia del chocolate, cuando este era todo un manjar. ¿Y tú? ¿Qué variedad prefieres?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies