Alternativa 3
3

¿Cómo hacer una cata de chocolate?

Una cata de chocolate se puede convertir en una práctica lúdica con la que pasar un buen rato con tus amigos, tu familia o a solas. Principalmente consiste en degustar el chocolate para conocer todas sus propiedades, siendo consciente de todos los matices que lo componen.

Catar chocolate significa apelar a los sentidos. Por eso es de vital importancia que realices la cata en un sitio lejos de distracciones de ruidos y olores, donde puedas relajarte y concentrarte tranquilamente. 

Las normas básicas para la cata de chocolate

Antes de empezar, hay que tener en cuenta algunas normas básicas que te ayudarán a captar todos los matices y propiedades de cada onza:

Orden de menor a mayor cantidad de cacao:

Antes de empezar te aconsejamos ordenar los chocolates de menor a mayor cantidad de cacao. Esto va a ayudar en la percepción de sabores, ya que si empiezas catando los chocolates de mayor intensidad, el paladar probablemente se saturará. 

Por ejemplo, puedes empezar la cata con nuestro chocolate 60 % con jengibre y limón, continuar con el chocolate negro mascao 85 % y terminar con nuestro chocolate ecológico 100 % cacao. ¡Seguro que te sorprenden!

No abrir antes de tiempo el chocolate:

Te recomendamos abrir el chocolate poco antes de catarlo. De esta manera, evitarás que sus aromas se pierdan o que el chocolate coja olores cercanos.

La importancia del vaso de agua:

Te sugerimos disponer de un vaso de agua durante la cata de chocolate. Así puedes limpiar las papilas gustativas para percibir todos los matices.

¡Listos para empezar!

El cacao tiene el sabor natural más complejo, pues en una sola onza puedes encontrar hasta 400 aromas distintos. Por lo tanto, a la hora de catar un chocolate, debes tener en cuenta que es un alimento excepcional y poner todos tus sentidos en la cata.

¿Cuál es tu percepción visual?

Primero empieza por observar detenidamente la tableta de chocolate. Mira si tiene un aspecto brillante o mate, si su superficie es lisa o aparecen rugosidades o granulados. También has de tener en cuenta los posibles defectos que puede presentar, como puntos o vetas de color blanco, síntomas de un mal templado o conservación. 

La sensación auditiva: fundamental:

En el segundo paso, el oído es el protagonista. Al partir el chocolate oirás un chasquido: si el chasquido es seco y limpio, significa que te encuentras delante de un chocolate de muy buena calidad, compuesto por manteca de cacao saludable y muy beneficiosa. En AlterNativa3 tenemos muy en cuenta los ingredientes de nuestros chocolates. Por eso  todos están elaborados por nuestras cooperativas con manteca de cacao de alta calidad

Presta atención a las sensaciones olfativas:

Es momento de oler la onza de chocolate, capta sus aromas y todos los matices que la componen. Cada tipo de grano, también según la forma en que se ha tratado, ofrece aromas diferentes. Relájate, inspira pausadamente y aprecia sus distintas notas de frutos secos, florales, vainilla, jengibre, naranja, etc. En una sola onza de chocolate puedes descubrir muchísimos aromas distintos. ¡Disfrútalos!

Termina analizando la sensación gustativa:

Ahora pon a trabajar tus papilas gustativas. Coge una pequeña porción de chocolate, rómpela con los dientes y deja que se derrita poco a poco en tu paladar. En este momento tus papilas gustativas captarán multitud de sabores y matices, desde los elementos más naturales hasta los que proceden del tueste del cacao. 

Finalmente, te recomendamos relajarte y disfrutar de todas las fases del proceso. ¿Te atreves a hacer tu propia cata de chocolate? En AlterNativa3 te ofrecemos una gran variedad. ¡Te encantará!