Alternativa 3
3

Cómo empezar (hoy) con el Zero Waste

Autora: Eugenia González.

¿Qué significa Zero Waste? ¿Realmente se puede vivir sin generar residuos? ¿Qué puedes hacer para evitar el plástico de un solo uso? Y, ¿cuál es la relación entre el Comercio Justo y el Zero Waste?

Has oído hablar del Zero Waste, una filosofía de vida que te propone reducir la basura que generas cada día.

La encuentras lógica, ves que es necesaria. Pero se te hace una montaña.

¿Cómo reducir los plásticos que envuelven los alimentos? ¿Es posible compaginar las prisas de la vida moderna con la planificación que requiere?

Te imaginas que tal vez una persona que vive sola puede controlar con más facilidad los residuos que genera. Pero, ¿y una familia?

Te cuento:

Llevo un año y medio en el Zero Waste. Lo hago lo mejor que puedo y, es verdad, a veces es complicado… Pero he encontrado una forma práctica de vivir el Residuo Cero sin agobiarme

Aquí te explico 2 acciones concretas y fáciles para que empieces hoy. De verdad, sí se puede.

Zero Waste - AlterNativa3

¿Qué es el Zero Waste?

El Zero Waste (o Residuo 0) es una filosofía que te plantea la necesidad de reducir tu huella en el planeta. Por lo tanto, lo que te propone es que reduzcas la basura que generas.

¿Cómo puede una persona (normal) practicar el Residuo Cero?

Para pasar a la acción, el Zero Waste recomienda la estrategia de las 4 Rs:

  1. Rechazar
  2. Reducir
  3. Reutilizar
  4. Reciclar

Muchas personas y empresas creen que, si generamos basura, la mejor solución es Reciclar.

Pero, si te fijas bien, reciclar no es la 1ª R… ¡es la última! ¿Por qué? Porque reciclar necesita energía y también contamina. Y quiere decir que aceptamos el modelo de producción actual (que no es sostenible).

Lo ves, ¿verdad? Reciclar toda la basura no es la solución (y, a la larga, es imposible).

Residuos Basura que genera un español cada día 1.0

¿Cómo puedo practicar el tema de las 4 Rs?

Con paciencia y humor. Ya verás, es todo un cambio.

  • Rechazar. O sea, decir que no.

¿Ese flyer que te dan por la calle y que no vas a leer? ¿El calendario que te dan y no necesitas? ¿La tapa del café para llevar? Sonríe, pero di que no. ¿Beneficios? Menos basura, más conciencia y una sensación de ligereza brutal.

  • Reducir. Esa es la clave del consumo responsable. Comprar solo lo que necesitas.

Esta sí que revolucionó mi vida. Aparte del ahorro, cuando empiezas a comprar solamente lo que necesitas sientes una paz mental que es incomparable.

  • Reutilizar. Esta es muy interesante y te abrirá a un mundo de posibilidades. Trueques, tiendas de segunda mano, mercadillos…

Ahora, antes de comprar algo nuevo, mando un mensaje de WhatsApp a mi familia: ¿Alguien tiene una mochila de sobras? ¿Quién me deja el taladro por una tarde?

Ayer mi madre me regaló un mantel y 6 servilletas super bonitos que tenía olvidados en un cajón. La mayoría de la gente está encantada cuando puede regalar cosas que no utiliza y liberar espacio en su casa.

Es toda una aventura y dar una segunda (o tercera, o cuarta vida a las cosas) te dará una gran satisfacción personal. 

  • Reciclar. Esa ya te la sabes.

El Zero Waste y la Agenda 2030 -

 

Muchas personas creen que los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 dependen solamente de los Gobiernos o de las empresas.

Ven los Objetivos como algo lejano y se sienten impotentes, porque no saben cómo contribuir.

Pero hay muchas acciones concretas que puedes hacer hoy. Y una de las más potentes es el Residuo 0.

 

¿Existe relación entre el Zero Waste y el Comercio Justo?

Cuando empecé a interesarme por el Comercio Justo veía que muchas empresas que comercializan productos Fair Trade ofrecían también productos de Zero Waste.

Al principio no lo entendía. Incluso llegué a pensar que era algún tipo de estrategia de marketing. Pero ahora veo que la situación es muy diferente.

El Comercio Justo y el Zero Waste tienen el mismo objetivo y son dos caminos que llevan a una misma solución.

  • ¿Recuerdas lo que te propone el Residuo Cero? Que cambies hábitos en tu día a día para reducir tus residuos. ¿Con qué objetivo? Proteger a las personas y al medio ambiente.
  • ¿Qué te propone el Comercio Justo?Que cambies algunos hábitos de compra y sustituyas productos de consumo habitual por otras alternativas más éticas y sostenibles. ¿Con qué objetivo? Proteger a las personas y al medio ambiente.

En definitiva, los dos buscan el Desarrollo Sostenible. 

Al final, todo son estrategias prácticas para conseguir lo absolutamente necesario:

  • Erradicar el hambre
  • Frenar el cambio climático
  • Crear un mundo más justo

¿Cómo empezar con el Zero Waste?

Primera fase: botella de agua y bolsitas de algodón.

De verdad, así empecé yo.

Me lo puse fácil, no lo quise hacer todo de golpe y, pasito a pasito, fui ampliando mis acciones.

La botella de agua

¿Sabes cuántas botellas de plástico se compran CADA SEGUNDO en el mundo? 20 000.

Seguro que llevas una botella de agua en el bolso o en la mochila. O que tienes una en tu lugar de trabajo, al lado del ordenador. Sustitúyela por una que no sea desechable.

Yo empecé con las de vidrio, pero pesaban mucho (y sí, un día se me rompió una dentro de la bolsa y fue toda una historia).

Ahora utilizo estas de AlterNativa3: conservan el frío durante 24h, guardan el calor durante 12h, tienes varios tamaños y un montón de diseños muy chulos.

Latas y botellas de AlterNativa3

Las bolsitas de algodón

Sirven para no utilizar las bolsas del supermercado, frutería, etc. Pequeñas para cereales y frutos secos, más grandes para verduras o el pan…

Puedes comprarlas, coserte unas con cualquier trozo de tela que tengas por casa…

O, la opción más simple, con la que empecé yo: reutilizar las bolsas que me habían dado en el supermercado. Así de simple.

Más adelante, tal vez quieras comprar otras. A mí me gustan las de la foto.

Bolsas AlterNativa3

 

 

Están hechas en India por la organización de comercio justo Fair Gift. Con la compra de esta bolsa contribuyes a que las mujeres que las hacen tengan unas mejores condiciones de vida gracias al fruto de su trabajo.

Son un producto artesanal, resistentes y 100% algodón.

 

 

¿Pasamos a la acción?

Si yo he podido hacerlo, tú también. ¿El truco? Empieza por algo pequeño, sigue con algo fácil. No te agobies.

Un día, lleva las bolsas de tela al súper y a ver cómo te sientes. Si otro día vas con prisas y te las dejas en casa, no pasa nada. No te desanimes. Llévalas al siguiente.

Yo practico el Residuo Cero. Lo hago de forma muy imperfecta, pero lo hago. Me comprometí hace un año y medio y sigo avanzando.

Recuerda: botella reutilizable, bolsitas de algodón y pastilla de jabón. Con esos tres elementos se puede revolucionar el mundo. ¿Por dónde vas a empezar?

Si necesitas más información, aquí tienes una lista de recursos:

Primero, los libros:

  • Yo empecé con este, una pequeña joya: “Vivir sin plástico: Consejos, experiencias e ideas para darle un respiro al planeta” (Zenith Green, 2019). Los autores, Patricia Reina y Fernando Gómez son pareja y te explican cómo hacer la transición para vivir sin plástico (con mucho humor y sentido común).

 

  • Una de las impulsoras del movimiento Zero Waste es Bea Johnson, una madre que explicó en su blog su recorrido para vivir en familia y reducir al máximo la basura que generaban. El Blog se convirtió en este libro: “Residuo Cero En Casa. Guía doméstica para simplificar nuestra vida” En castellano lo editó Pol·len edicions (El Tinter SAL).

 

  • Y, por último,“Y AHORA YO QUE HAGO: Cómo evitar la culpa climática y pasar a la acción”. En este libro del 2021, editado por Capitán Swing, el ambientólogo Andreu Escrivà analiza la situación actual y te da materiales de reflexión.

 

De shopping responsable: